¿Que importa que del cielo o del infierno vengas,

oh, Belleza, ¡monstruo enorme, ingenuo, espantoso!,

si tu mirada, tu sonrisa, tus ojos, me abren la puerta

del Infinito que amo y me es desconocido?

“Himno a la belleza”. Las Flores del Mal, Baudelaire

Anuncios